Your Connection To Jazz, Blues and NPR News
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

Bienvenidos a Lynden, la ciudad de Washington que fue visitada por Trump en el 2016

Ben Elenbaas
Parker Miles Blohm
/
KNKX
Ben Elenbaas

Esta es la primera de tres partes de la historia "Juntos pero divididos", que analiza la división urbano-rural en los Estados Unidos desde la perspectiva de una ciudad: Lynden, Washington. El proyecto fue financiado por una subvención de Election SOS, que funciona para mejorar la cobertura de las noticias sobre las elecciones.

En el estado de Washington, solo se necesita manejar por unos minutos para llegar a una comunidad con valores y formas de vida radicalmente diferentes.

Un viaje de 30 minutos desde Bellingham, ciudad conocida como una ciudad universitaria de izquierda, le llevará a Lynden, el hogar de solo 15,000 personas y con más de 40 lugares de culto en la ciudad y sus alrededores.

“Lynden es la única comunidad en donde la gente se saluda en las calles", dijo Troy Luginbill, director y curador del Lynden Pioneer Museum." Es el ejemplo ideal de un pueblo pequeño en Estados Unidos."

The Lynden Pioneer Museum sits on the award-winning Front Street in Lynden.
Credit Parker Miles Blohm / KNKX
/
KNKX
El Lynden Pioneer Museum se encuentra en la premiada calle Front Street en Lynden.

En el año 2016, la calle Front Street fue elegida por mayoría de votos como la mejor calle principal de los Estados Unidos. En ese mismo año, Donald Trump llevó a cabo un mitin de campaña en Lynden, durante uno de los dos viajes que hizo para realizar mítines en el estado de Washington.

Los habitantes de Lynden se sienten orgullosos de la amabilidad que se da en la ciudad, de su tradición de apoyar a sus vecinos y negocios necesitados y de su conexión con la industria agropecuaria. El Condado de Whatcom, donde se encuentra Lynden, es uno de los principales productores de frambuesas y arándanos en los Estados Unidos.

En los últimos años, Lynden también fue el centro de algunas de las reacciones más violentas a los cierres de negocios relacionados con la pandemia del estado de Washington y una manifestación que atrajo a cientos de personas que se oponían a una marcha a favor del movimiento Black Lives Matter.

Bethany Denton de KNKX dedicó meses conociendo a los habitantes de Lynden mientras trataba de comprender la división cultural entre las comunidades rurales y las ciudades de los Estados Unidos. La primera historia de esta serie explora qué opinan los habitantes de Lynden de sí mismos y de la división entre comunidades urbanas y rurales.

Puede escuchar la historia en Ingles aqui y leer el texto a continuación.

Will James: La primera vez que Donald Trump hizo su campaña para la presidencia en el 2016, no pasó mucho tiempo en el estado de Washington. Pero en uno de sus dos viajes que hizo a este estado, vino a Lynden, una ciudad de solo 15,000 habitantes, a unas pocas millas de la frontera con Canadá.

Donald Trump: Y quiero darles las gracias a todos. Es decir, para tener este tipo de concurrencia, ¿de dónde diablos salieron todos ustedes? Es cierto.

Will James: Los años de Trump profundizaron las divisiones culturales y políticas entre las comunidades urbanas y las rurales como Lynden. En esta pequeña ciudad se ha visto la oposición más fuerte del estado a los cierres relacionados con la pandemia y una contraprotesta contra el movimiento Black Lives Matter que atrajo a cientos de personas. Pero ¿por qué se están separando cada vez más los residentes de las comunidades rurales y urbanas? Bethany Denton de KNKX pasó meses conociendo a la población de Lynden, tratando de responder esa pregunta. Esta es la primera parte de una serie.

Bethany Denton: Cuando fui estudiante de la Western Washington University, escuché un rumor sobre un pueblo aledaño. La gente me decía: “¿Conoces el pueblo de Lynden que está al norte de aquí? Es la ciudad en la que se basó la película 'Footloose'". En realidad, Lynden no inspiró "Footloose", pero si llegó a tener, en una ocasión, una ordenanza municipal que prohibía bailar en cualquier lugar en el que se sirviera alcohol. Hay razones por las que tiene una reputación de ser un pueblo claramente conservador. Eso es lo que piensan los que viven fuera de Lynden. Y despertó mi curiosidad por saber que es lo que los habitantes de Lynden piensan de sí mismos.

Troy Luginbill runs the Lynden Pioneer Museum.
Credit Parker Miles Blohm / KNKX
/
KNKX
Troy Luginbill dirige el Lynden Pioneer Museum.

Troy Luginbill: Lynden es la única comunidad en la que he visto que la gente se saluda en las calles. Por lo menos, te miran a los ojos y te dan un, ya sabes, "Oye, ¿cómo estás?", un tipo de saludo, ya sabes, como llevarse la mano al sombrero para saludar.

Bethany Denton: Troy Luginbill está a cargo del Lynden Pioneer Museum y ha vivido la mayor parte de su vida adulta aquí. Menciona que hay tres cosas importantes que se deben saber sobre Lynden para comprender el lugar. Primero, tiene muchas iglesias. Lynden tiene 15,000 habitantes y más de 40 lugares de culto en el pueblo y en sus alrededores. Muchos negocios todavía cierran los domingos. En segundo lugar, es política y culturalmente conservador. En el mismo año de la visita de Donald Trump, el pueblo ganó un premio por "La mejor calle principal de los Estados Unidos”. Existe una veneración por un determinado estilo de la cultura estadounidense que la gente protege.

Troy Luginbill: Lynden se siente orgulloso de su amabilidad. Pero, ya sabes, mucha gente dirá: “Bueno, Lynden no deja entrar a los forasteros”. “Hasta cierto punto, eso es verdad. Si te mudas a Lynden y de repente crees que vas a llegar y decir: "Bueno, tenemos que hacer esto, esto y esto" y cambiar y cambiar cosas, Lynden se resiste mucho a ese tipo de cambio.

Bethany Denton: Y tercero, tiene muchos habitantes en el sector agropecuario.

Ben Elenbaas: Siempre quise trabajar en esta industria. Siempre. Es decir, lo he hecho y pertenezco a no sé cuantas generaciones de agricultores y ganaderos del Condado de Whatcom.

Bethany Denton: Ben Elenbaas creció en Lynden y es miembro del Concejo Municipal del Condado de Whatcom. Cuando le pregunté a la gente: "¿Quién es un miembro destacado de la comunidad con quien debo ponerme en contacto?" El nombre de Ben surgió una y otra vez. También es ganadero. Le vi tomar muestras de sangre para hacer pruebas de ADN en terneros recién nacidos. Con el ADN, él puede saber cosas como qué tan jaspeada estará su carne.

Ben Elenbaas: Ya sé, es un ternero muy bello. Mira que lindo está.

Bethany Denton: La perspectiva de Ben es que, la división urbano-rural se debe al hecho de que la mayoría de la gente está desconectada de la industria agropecuaria, una industria importante en el Condado de Whatcom. Hace cien años, más de la mitad de los estadounidenses eran agricultores y ganaderos, o al menos cultivaban sus propios alimentos. Ahora solo alrededor del 10 porciento de los estadounidenses trabajan en el sector agropecuario. En el Condado de Whatcom, es más como el 3 porciento, a pesar de que el condado de Whatcom es uno de los principales productores de frambuesas y arándanos en los EE. UU. Debido a esa desconexión, dice Ben, los habitantes de la ciudad desprecian a los habitantes agropecuarios pensando que son ecológicamente destructivos.

Ben Elenbaas: Nos dicen que, o nos dejan trabajar como agropecuarios o nos dejan tener agua limpia. No podemos tener ambos. Nos dejan tener la industria o tener aire limpio; no podemos tener ambos. Pero yo creo que, para los que realmente hacemos algunas de estas cosas, ya sabes, que estamos aquí produciendo las cosas que la gente necesita todos los días, nuestra realidad es que sí podemos tener ambos.

Bethany Denton: Y bueno, esa es una versión de esta historia: la división entre las zonas urbanas y rurales tiene que ver principalmente con la economía. Que algunas personas están en contacto con el origen de nuestra comida o energía y otras no; y eso ha creado malentendidos y resentimiento entre las diferentes comunidades. Ben nota que gran parte de este malentendido proviene de una ciudad que está a solo 15 millas al sur de Lynden: Bellingham. Ahí es donde está la universidad a la que yo asistí. Si se pudiera caricaturizar a Lynden como la típica ciudad agropecuaria conservadora, entonces podríamos caricaturizar a Bellingham como la típica ciudad universitaria liberal y entusiasta llena de viejos hippies y activistas estudiantiles. Es común que la gente describa a Bellingham como el contraste de Lynden y viceversa.

Ben Elenbaas: Ambas son ciudades muy entusiastas, llenas de gente que quiere hacer el bien. Pero me parece que cuando alguien en Lynden dice: "Soy tolerante y amo a mi prójimo", le creo más. Y creo que cuando alguien en Bellingham dice: "Soy tolerante y amo a mi prójimo", y poco después me están gritando y, tal vez lo hagan solo porque me clasifican como, como alguien de Lynden, ¿o no?

Bethany Denton: Los puntos de vista de Ben son similares a como muchos habitantes de Lynden ven a su ciudad: como acogedora, sensata, como un refugio de algunos de los tensos debates políticos de la era de Trump que se ven en ciudades como Bellingham. Pero otras personas dicen que la opinión que uno puede formarse de Lynden depende de si se nos considera un local o un forastero. Marco Daniel solía sentirse como un local. Él es originario de México y solía viajar a Lynden para trabajar en la cosecha de bayas antes de mudarse aquí en 1986. Marco me dijo que hasta hace solo unos años, él hubiera estado de acuerdo en decir que Lynden era un lugar acogedor.

Marco Daniel: En el pasado, lo crea o no, no era como es ahora. No había esa polarización, esa cosa política. No era así. No, absolutamente no. Éramos bienvenidos en todos los lugares a los que íbamos como latinos. No es como ahora. Ahora es diferente. Después de que Trump asumió el cargo, las cosas cambiaron.

Bethany Denton: Lo que Marco piensa es que, la presidencia de Trump cambió a Lynden. No es que Trump haya inventado el racismo. El Condado de Whatcom, donde está Lynden, tiene su propia historia de movimientos de supremacía blanca. De hecho, aún en fechas tan recientes como en 1994, alguien quemó una cruz frente a una casa donde vivían muchos trabajadores agrícolas latinos en las afueras de Lynden. Pero Marco cree que Trump hizo que el racismo fuera más aceptable socialmente. Marco dice que nota más miradas hostiles en el supermercado y lidia con más preguntas sospechosas sobre su estado migratorio y nacionalidad. Recuerdo lo que me dijo Troy, las tres cosas que hacen que Lynden sea Lynden son: la agricultura, ser conservador y la fe. Y en muchos sentidos, esas cosas describen a Marco. Fue un trabajador agrícola por décadas y siempre ha admirado el compromiso que tiene Lynden con la tradición. Incluso traduce los servicios de la iglesia local para una congregación de habla hispana. Marco dice que cuando la gente habla de la división urbano-rural, quiere que recuerden que la palabra "rural" no es un sustituto del término "gente blanca". Que rural también se refiere a él.

Marco Daniel: Es esta cosa urbana-rural, de que la América rural es blanca. No, no lo es.

Bethany Denton: No existe una historia sobre el origen de la división urbano-rural. Sentir esa división, puede depender de quién eres.

Will James: La historia de Bethany Denton de KNKX es la primera de nuestra serie "Juntos pero divididos," que habla sobre la división urbano-rural. El proyecto fue financiado por una subvención de Election SOS. Mañana, escucharemos del choque sobre la justicia racial en Lynden y cómo tomó un giro inesperado en esta ciudad conservadora.

 

Traducción por Patricia Carrión Morás

 

Looking down Front Street in Lynden, Washington.
Credit Parker Miles Blohm / KNKX
/
KNKX
Vista a la Front Street en Lynden, Washington.

Related Content